La Frase de Hoy

20 de diciembre de 2016

Conciliándome conmigo mismo

Como para limpiar afrentas

Sí claro, este blog es, se supone, de Blues, pero pues como bien se indica arriba "espacio demasiadísimo personal del Messy Blues" también ejerzo mi derecho a escribir lo que yo quiera. Todo a cuento porque en realidad tengo pocas afrentas que resolver en mi vida. Una de estas es un coraje que traigo enconado en el hígado y la otra en realidad sí la considero una suerte de extraña situación entre dos personas que en realidad no nos conocemos bien.

Iré con esa última para dejarla bien clara. Y es con una persona, Dama, con la que de entrada choqué y no pude llevarla como Dios manda toda vez que ambos estuvimos sujetos a las circunstancias. Se que ella no me traga por la forma en que me he expresado (muy personal mi opinión) no hacia ella sino hacia terceros y es probable que yo esté equivocado, pero uno no es perfecto. La cosa es que, muy a pesar de todo, no puedo decir que una persona me cae mal cuando no la conozco a fondo. Esta chica es una persona como yo y como ustedes que están leyendo, tiene sus pasiones y sus defectos pero es persona y honestamente conmigo también tuvo gestos generosos. De hecho en mi muy personal criterio la considero inteligente y creativa, con tesón y bastante necia en lo que quiere (cual debe ser). Sufrimos del mismo mal: creemos demasiado en lo que hacemos y no, no estoy buscando redención. Por mí si ella acepta mi reconocimiento está bien (porque si ella no lee esto no faltará quién sí y se lo diga) y si no lo acepta al menos no estoy diciendo nada que la demerite ni la ataque. Es, como insisto mucho, mi opinión personal, perfectible y humana. Lo cierto es que creo que a ella no le han dado el lugar que le corresponde y eso me parece injusto porque ella se ha esmerado mucho en lo que quiere y la he visto poner de su parte. En fin, con esto quedo en paz conmigo mismo, reconociendo lo bueno de una persona que solo ha querido ver en mí lo malo (pero que cuando guste puede contar conmigo, de corazón).

El otro punto, el primero que señalé, es sobre un fulano que en su momento era para mí la Biblia misma y del que tardé en enterarme que me había querido "torcer" (y lo supe cuando consiguió tirarme a la lona). Y no, no soy quién para perdonar o "entender" a nadie, cada quién hace y se comporta como puede pero sí me gustaría dejarle claro a algunos amigos comunes (que insisten en que yo exagero). Comencemos por el criterio de mi amigo Pepmac (conocido por contribuir mucho en mis blogs de grilla) de que ese fulano solo quiso ayudarnos (a Oly y a mí) y el criterio de otros de que "no fue culpa suya lo que sucedió en Prodisa" (lo chistoso es que muchos en Prodisa opinan que sí fue su culpa, jajajajajaja). Pues no, de hecho ese detalle es el menor de los problemas. En todo caso no fue el fulano el que me dijo muy mamonamente: "No estamos obligados a contratarte, eh?" ni "Si fuéramos millonarios pues poníamos una beneficencia, no?". No desde luego, pero lo cierto es que el fulano fue el que me llevó a esa empresa y luego ayudó a mi salida por un detalle: Él le ofreció empleo a un arquitecto amigo mío y luego se arrepintió pero se molestó mucho cuando yo personalmente llevé al arquitecto a que al menos ingresara su CV (quién fue el hocicón que lo había invitado?). Con ese detalle, el fulano no solo quedó mal conmigo, a todos por acá les cayó como piedra.

Lo de arriba demostró muchas cosas, yo quedé fuera y mordí el polvo pero soy un tipo que sabe trabajar y mal que bien se recupera uno pero hay otras cosas que el fulano olvida muy fácilmente y sus defensores, o ignoran, o quieren ignorar. Para empezar algunos años antes de todo esto (concretamente en el 2009) en el momento en que el ayuntamiento de Delicias, Chih. decidió ponerlo fuera a él (a mí no me sorprendieron durmiendo en la oficina, cabe destacar) y aún así nos mantuvimos de su parte. Y yo tuve que soportar a una bola de idiotas que fueron bastante hipócritas conmigo. Aquí viene lo interesante. Él sabía que yo iba a hacerme cargo de mis hijos a partir de determinada fecha y comenzó a suponer que yo me colgaría de él para sostener a mi familia allá en esa ciudad (que por cierto mis respetos por la ciudad). Pues el caballero me trajo de "Raid" (para recoger a mis hijos y fue por cierto idea de él para no venir sólo en el camino) y a mí se me ocurrió pedirle que nos llevara de regreso y le pagaba la gasolina (en vez de pagar los pasajes), obvio, se hizo wey pero eso fue el mejor argumento para que el fulano dijera luego que yo quería aprovecharme. La cosa es que cuando quise regresar el fulano ya estaba en su casa ignorando mis llamadas. No sería tan malo si mi mujer y mis cosas no se hubieran quedado allá en Cd. Delicias, Chih.

Pero el plan del fulano y su gente era otro, ellos querían que yo desapareciera de sus vidas y dejara a la Oly comenzar sola de nuevo por allá, de hecho habían orquestado todo esto mientras yo anduve recogiendo a mis hijos acá. Tanto el Iván Paniagua (sin relación con Iván Arellano) como su vieja Lucía Rivera (que según ella toca mejor que yo la guitarra, dice) como la vividora de la Sandra Doria y hasta su viejo el tal Rafa, ya tenían un buen plan. Pero me las arreglé y conseguí dinero para regresar a esos lugares precisamente para ir por mi mujer y mis cosas. No sabía de su plan pero sí me había molestado el que el fulano me dejara morir solo por acá. Interesante resulta que al baterista Iván (al que yo había anexado al mediocre grupo de Rock que formamos por allá, con el fulano) halla dicho en una de esas: "quiere largarse no?, pues a chingar a su madre, yo ya no toco con él". Vaya cosa, aún así la decisión estaba tomada (les caló porque el grupo ya se había formado un público, increíble porque tocábamos del carajo, y yo decidí regresarme).

Pero todo eso, ok, está bien, si yo me iba a convertir en un lastre creo que la mejor decisión era dejar de serlo y, de veras, no hay tos por eso. La diferencia es que yo lo habría dicho en voz alta y con muchos huevos si hubiera sido al revés. Yo entiendo razones. La cosa es que el día que estábamos a punto de tomar el camión de regreso (en el que mi mujer gastó una lanota para poder mover un madral de cosas), yo bajé a comprarme un café en el Oxxo y el fulano se quedó en su vehículo a solas con ella para decirle lo siguiente (interpretación avalada por mi cara mitad):

"...mira Oly, te voy a decir algo y espero no me lo tomes a mal. Hemos visto que tú estás muy a gusto aquí y te quieres quedar pero este wey te está obligando a jalar con él. Este wey es un huevón y le gusta que le resuelvan los problemas. A mí quiso embarrarme cuando íbamos para allá para que lo trajera de regreso con todo y sus hijos y, perdóname, hasta iba a querer que yo los mantuviera y, pos no, yo de dónde?. La verdad no te conviene, tú estás muy joven y aquí puedes empezar de nuevo sin él. Nosotros veremos cómo te ayudamos porque tú sí eres una persona agradable y sabes llevarte bien con todos, él no, él es un wey bien creído que siempre quiere tener la razón. Por algo lo mandaron a la chingada en su anterior matrimonio..."

Qué tal?. Lo chistosísimo es que luego él le dijo a Pepmac que "se trataba de un malentendido". Y no es, repito, el asunto del trabajo perdido (que confieso mi dolor porque a mí nunca me habían despedido de ningún empleo salvo uno por situaciones políticas), ni que al fulano se le hubiera subido un puesto en una empresa que mueve mucho dinero (es obvio que ellos lo iban a cuidar -el dinero-), es el hecho de la traición. Se perdona todo, hasta una mentada de madre pero la traición de plano no. No conozco a nadie que la haya perdonado (ni siquiera creo que Cristo haya perdonado a Judas, jajajajaja). Es el pisotear la amistad. Él dijo que nadie me tragaba, pues qué bueno, a mí me cagaba la bola de estúpidos que orbitaba en torno a él (incluída su vieja) pero, mas importante, yo soy genuinamente yo y, se lo reitero, la estrella tanto del diseño como de la música era YO y eso le sirvió más a él para lucirse tanto en el programa de publicidad del gobierno local como de pseudo bajista que a mí, ya que en todo caso me quemé.

No, no lo odio, simplemente no me parece justo que le tengan casi en un pedestal algunos amigos mutuos y que yo quede como el ojete porque no están así las cosas. Lamento en serio todo lo malo que le sucedió pero desde luego que me cala más lo malo que me sucedió a mí por su culpa. A lo largo de los dos años siguientes a que tratara de convencer a mi esposa para quedarse por allá, ella tuvo un curioso comportamiento de dudas sobre mí y hasta llegó a cuestionarme varias veces incluso señalándome en situaciones adversas que no fuera huevón y que no buscara que me solucionaran los problemas y eso sí que JAMÁS se la voy a pasar al fulano. Cosa más divertida, a las personas que les he pedido ayuda también las apoyo y de eso el fulano me debe bastantito. Reitero, no obstante, que mientras no me cubra la deuda que tiene conmigo (y él sabe de qué me debe) yo no haré lo mismo (y mi abogado me apoya en eso).

Así las cosas. Espero dejarles claro a mis amigos por qué mi actitud al respecto. Y con esto termino de sacar las cosas que no me dejaban en paz conmigo mismo.

Es cuanto

Messy Blues